despiecesdecoches.com foto 1 (2)

Cuenca parece una ciudad salida de un libro de cuentos. Su aire medieval, el ambiente animado, su gastronomía y sus hermosos paisajes, la hacen buena candidata para las vacaciones en cualquier época del año. Si es de las personas que tiene miedo a las alturas, las vistas que este pequeño paraíso ofrece son tan bellas que lo olvidará por completo.

Disfrutar de la ciudad

Barrio del Castillo: desde allí se observa mejor el cauce de los ríos Huécar y juécar, las antiguas ruinas de la alcazaba y se entra al Barrio de San Pedro, ubicado justo a su lado. En este último conseguirá el convento de Las Carmelitas descalzas y la Iglesia de San Pedro, la que, a su vez, está unida a la Iglesia San Nicolás de Bari, formando entre todos una bella edificación.

Casas Colgadas: los balcones de esta serie de edificios sobresalen quedando suspendidos en lo alto del risco sobre el río Huecar, y eso los ha convertido en íconos de la ciudad. Solo tres casas pueden ser visitadas, dos de ellas son llamadas Casas del Rey (en las cuales funciona el Museo de Arte Abstracto) y la otra es la Casa de la Sirena (que en sí es un restaurante).

Miradores de Cuenca: como la ciudad se destaca por sus alturas, no podían faltarle miradores. Entre ellos, los más atractivos son:

  • Florencio Cañas: está cerca de la Plaza Mayor y muestra las mejores vistas del Convento de San Pablo.
  • Hoz del Júcar: está en las adyacencias de la Plaza del Trabuco y desde allí se observa el río Júcar en todo su esplendor.
  • El Castillo: se encuentra debajo de las ruinas del castillo y ofrece otra perspectiva del Convento de San Pablo y las Casas Colgadas.
  • Del Rey: se ubica en lo más alto de la ciudad, por lo cual su vista abarca todo el pueblo y parte de su entorno.

Puente de San Pablo: quizás sea el lugar más popular para que los visitantes se tomen fotos. Este gigante de hierro y madera está a 60 metros de altura del río Huécar, desde él se aprecian las casas antiguas de la localidad y se acorta el camino hacia el Convento de San Pablo. Al cruzarlo no olvide mirar hacia abajo para obtener una foto muy impresionante.

Asegúrese de que su coche esté en condiciones para emprender el viaje, si deben hacerse reparaciones, comprando los repuestos en despieces es posible ahorrarse algo de presupuesto para el paseo. Además, hay varias empresas de este tipo que se pueden localizar vía web, evitándole el trabajo de recorrer España en busca de recambios.