gruartlamancha

Los grandes entendidos tanto del corcho como del vino dicen que los tapones corcho y una buena botella de vino, son sin duda la mejor pareja que se pueden juntar, seguro que en más de una ocasión en algún restaurante hemos visto a una persona que le abren una botella de vino y lo primero que hace es oler el tapón y acto seguido le echan vino en la copa para después moverlo rápido olerlo otra vez y finalmente probarlo, la verdad que son los grandes entendidos vitivinícolas los que saben cuánto de verdad es importante ponerle una buen corcho a un buen vino. Hay muchas empresas dedicadas a la fabricación de tapones pero siempre se debe buscar la que les de mucha más calidad, debemos pensar que si el corcho es de mala calidad desde luego se exponen a que todo el vino envasado y tapado de esa manera pueda ponerse malo y echarse a perder.

Hay muchas personas amantes del buen vino que les gusta conservar vino en su casa, pero para ello hay unos consejos importantes que se deben seguir para que el vino se mantenga como el primer día. Se debe tener muy presente la temperatura, la humedad y el lugar de conservación aunque lo normal es tenerlo en una vino teca podemos mantenerlo sin ella teniendo en cuenta que el vino debe tener una temperatura constante entre doce y dieciséis grados, por eso lo recomendado es tenerlo en un sitio donde la temperatura no varíe mucho. Debemos tener claro que la humedad debe rondar entre el setenta y ochenta por ciento de manera que el corcho no pueda secarse o humedecerse, al igual que es importante que el sitio sea oscuro puesto que la luz puede dar lugar a la oxidación del vino y a estropear todas las botellas que tengamos guardadas, y desde luego no se convierte es plato de buen gusto tener que tirar a la basura seguramente una buena inversión. Con todo lo dicho anteriormente también es importante que tenga una buena ventilación y evitar la aparición de hongos, sin más con estos simples consejos el vino se mantendrá en perfectas condiciones y podremos disfrutarlo cuando nos venga en gana sin necesidad de tener que salir a la bodega. Tener un buen vino de calidad es posible y disfrutar de él también cuando de verdad nos gusta el vino.