Al momento de hipotecar un bien mueble para el pago de deudas por concepto de emprendimiento, algunas cláusulas abusivas aparecen en el contrato y, sin darse cuenta, las personas terminan cancelando más de lo que deberían pagar para cancelar su deuda.

Por eso es importante saber reconocer este tipo de cosas, antes de llevar a cabo todo el tramite; además, es bastante tedioso entrar en un juicio para demandar a la entidad bancaria, ya que esto incurre en muchos más gastos de los esperados después de cumplir la deuda.

¿Cuáles son las cláusulas abusivas más demandadas?

En España se está en la búsqueda de los mecanismos para que las clausulas abusivas ya no vuelvan a aparecer en los contratos, pero mientras estos mecanismos se establecen, es importante que cada persona pueda reconocerlos. Entre las más demandadas están:

  • Gastos hipotecarios: Es normal que el banco obligue a los clientes a contratar servicios ajenos de gestión, notaria o registro que sean los mismos clientes los que asumen el gasto completo; algo que debería asumir el banco, ya que es su responsabilidad.
  • Interés de demora: A pesar de que las cuotas por demora están reguladas desde el 2013, muchos clientes han demandado abusos por cuotas que superan lo pautado inicialmente en los contratos. Desde el 2016 el Tribunal se encuentra buscando medidas.
  • Vencimiento de préstamo anticipado: Hay cláusulas que, cuando el cliente incumple en el pago de una cuota, el banco reclama la hipoteca; sin embargo, la norma indica que el banco solo puede hacerlo cuando el cliente no cancela 3 cuotas consecutivas.
  • Gastos por profesionales legales: Hay otras clausulas que obligan al cliente a cancelar los gastos por los honorarios correspondientes al trabajo de los abogados; pero esto solo se pone en practica cuando se incurre en el incumplimiento de una de las cuotas.

Es importante que cuando el cliente detecte estas cláusulas abusivas en su contrato, sea capaz de defender sus intereses y, en caso de que la banca no quiera resolver los problemas, este debe demandar rápidamente a la banca ante el Tribunal Supremo.

En el caso de que sea razonable y el cliente gane la demanda, el banco estará obligado a realizar la devolución por los gastos extras que debió cancelar el mismo; si este realizó la demanda antes de cancelar alguna cláusula, el banco tan solo deberá recibir lo pautado al principio del contrato, sin gastos extras o exagerados.

Imagen 3