piezasdesguace.eu

Quizá la imagen que te venga a la cabeza cuando escuchas hablar de desguaces es un gran terreno, colmado de automóviles chatarras, uno encima de otro. Y en efecto, se trata de una gran extensión en donde llevan a cabo sus procesos, pero más allá de lo superficial, estamos hablando de un negocio complejo, con una gran responsabilidad.

Actualmente, los desguaces han evolucionado positivamente, gracias a lo cual sus procedimientos son más seguros y eficientes. Esos avances representan un gran alivio para el consumidor, que ve en las piezas usadas una alternativa al alcance de la mano; es decir, un medio factible para reparar los vehículos sin tener que gastar tanto dinero en ello.

Las regulaciones han tocado a las puertas de este tipo de negocios. No es una actividad comercial que cualquiera pueda desempeñar; los inversores en este sector deben disponer de las instalaciones apropiadas para llevar a cabo diversas fases, antes de que lleguen los productos a los clientes.

Fases que se desempeñan en un desguace

Recepción. Evidentemente, lo primero que se hace es recibir el coche. En esta etapa deben revisar la documentación que presenta el dueño. Algunos desguaces se encargan del proceso de tramitar la baja ante la DGT (Dirección General de Tráfico). Una vez se disponga del certificado de destrucción, se podrá proseguir con los siguientes pasos.

Descontaminación. En esta etapa se retira de manera segura todo lo que sea considerado como contaminante, tales como fluidos, productos o piezas inflamables, etc.  Estos desechos son entregados a empresas autorizadas para el manejo adecuado de los mismos, con lo cual se cumple con una gestión que contribuye con el cuidado del medio ambiente.

Desmontaje. En esta fase es que se puede desarmar el vehículo. Pieza por pieza se va retirando, hasta que no quede nada aprovechable. Se limpian y se clasifican de acuerdo a los criterios de su funcionalidad.

Pruebas. Todas las piezas deben pasar por las respectivas evaluaciones que certifiquen o descarten la posibilidad de ser reutilizadas. Si ameritan alguna reparación y después pasan las respectivas pruebas, podrán ponerse en venta. Aquellas que no superen los test, serán desincorporadas permanentemente.

Almacenaje. De acuerdo a la clasificación se guardan en los lugares adecuados y pasan a un inventario de piezas desguace coches, listos para la venta, en donde se especifican las características correspondientes.

Compactación.  Finalmente la chapa es compactada para ser llevada a los lugares en donde se encargan de fragmentar, para un eventual reciclaje.