despiecesde2

La bomba de agua es fundamental para que puedas conseguir unos buenos resultados en tu coche y que puedas tener una buena refrigeración. Si se te ha roto y necesitas una de repuesto la puedes encontrar en los desguaces de coches, para que puedas tener la mejor relación entre calidad y precio del mercado.

Sin embargo, para hacer el cambio tendrás siempre dos opciones, la primera es llevar el coche al taller y la segunda hacer el cambio por tu cuenta. Para ello, te he preparado este post, con la finalidad de que puedas cambiar la bomba de agua de una forma efectiva.

Consejos para cambiar la bomba de agua

Cambiar la bomba de agua en un taller puede ser muy sencillo porque no tendrás que encargarte de nada. Pero el coste de esta reparación podría ser bastante elevado, llegando a subir hasta los 1000 euros dependiendo del modelo del coche y la mano de obra necesaria.

Por otra parte, para hacer la reparación por tu cuenta puedes optar por comprar una bomba de segunda barata en un desguace. Esta puede tener un coste de 160 euros aproximadamente y para cambiarla debes seguir estos pasos:

Retira la bomba rota

Para iniciar con todo el proceso es indispensable que te asegures de que el coche está completamente frío. De esta forma, podrás evitar cualquier tipo de quemadura que se produzca con líquido refrigerante, y así conseguirás unos buenos resultados.

Debes drenar todo el líquido refrigerante del sistema antes de desconectar las mangueras que van a la bomba de agua. Cuando ya no salga más líquido, será el momento de retirar las mangueras y los tornillos de fijación de la bomba para quitarla del motor, y dejar la zona completamente limpia para colocar el repuesto.

Instala la bomba de repuesto

Será el momento de proceder con la instalación de la bomba de repuesto, no sin antes fijarte que sea el mismo modelo que la que acabase de quitar. En caso afirmativo, debes fijar la bomba con sus tornillos y proceder a conectar nuevamente las mangueras.

Cuando todo esté en orden, será el momento de rellenar el sistema con líquido refrigerante y verificar que no exista ningún tipo de fuga. Enciende el coche para purgar el sistema y eliminar el exceso de aire, rellenando el faltante de líquido refrigerante en el sistema, y una vez hecho todo este proceso, debes dejar el coche en reposo por 4 horas antes de volverlo a usar.