centro-de-negocios

Si trabajas dentro de un centro de negocios seguramente te hayas encontrado en la situación de que tienes mil tareas pendientes por hacer y no sabes por dónde empezar.

Todos sabemos cuales son nuestras tareas, lo que tenemos que hacer en el día a día, pero por alguna extraña razón no llegamos a terminarlas. Se nos van acumulando poco a poco, sin darnos  cuenta y al final de mes tenemos dos días para hacer algo que podíamos haber hecho en semanas.

Las épocas como Navidades o las vacaciones de verano son épocas en las que o faltan nuestros compañeros y tenemos que encargarnos de sus tareas o somos nosotros los que vamos a faltar y por lo tanto tenemos que dejar todo mínimamente terminado.

Es ahí, cuando sentados  frente  a la mesa de trabajo nos damos cuenta de que no nos va a dar tiempo a hacer todo lo que tenemos que hacer y que tenemos que priorizar. ¿Si nos llega un correo tenemos que dejar lo que estábamos haciendo o posponerlo?

¿Qué es lo que normalmente hacemos? nuestro día a día se resume en ir haciendo las actividades según nos van llegando, vamos “viviendo al día”. ¿Qué es lo que suele pasar? Que cuando nos surge cualquier imprevisto tenemos actividades importantes sin empezar o a medio hacer.

A continuación te contamos cómo conseguir no llegar a ese punto con cinco sencillos trucos.

1. Haz una lista

Las listas de tareas siempre han funcionado, al igual que las listas de la compra. Gracias a tener una lista podrás echar un rápido vistazo a todas las tareas que tienes para ese día.

No hace falta que órdenes en un primer momento la lista por prioridad, simplemente escribe todas las tareas para que no se te olvide ninguna y tengas una visión general.

2. Decide qué es urgente y qué es importante

Es decir,  tendremos que tener clara cuál es la diferencia entre las tareas que necesitan nuestra atención inmediata y aquellas que son necesarias pero que tenemos que tener hechas de inmediato.

  1. Decide el peso de las tareas

Una vez  tengas la lista hecha asígnale una puntuación a cada tarea, esta puntuación dependerá de cuál consideras que es la tarea más importante para tu empresa.

Aquellas tareas que tengan mayor impacto sobre tu empresa y mayor número de personas involucradas serán las primeras de la lista.

Tendrás que  colocar primero las tareas urgentes, para después colocar las importantes. Dentro de las urgentes puntúa de uno a diez, siendo la uno la más  importante de las  urgentes y así sucesivamente.

  1. Organiza la lista anterior

Ahora con las puntuaciones que le has  dado a las tareas organiza las actividades de mayor a menor. Las que estén al principio de la lista serán las que tengas que hacer primero. Será sencillo así seguir un orden e ir tachando según vayas haciendo.

  1. flexible

No tienes porqué seguir la lista a rajatabla, entendemos que hay circunstancias que pueden cambiar, y una tarea que no era tan urgente puede pasar a ocupar el número uno de la lista.

Las posibilidades de que las circunstancias cambien siempre las tenemos que tener en cuenta, tendremos que ser flexibles y saber adaptarnos a las situaciones. La calma y el ser capaz de cambiar prioridades son habilidades muy importantes en un centro de negocios.

  1. Práctica y no desistas

No todos nacemos con la habilidad de saber priorizar y seguir un orden, estas habilidades a veces las tenemos que aprender. Para automatizarlas, al igual que conducir un coche  terminamos haciéndolo  de forma automática, tendremos  que practicar y no desistir.

Al principio tener que estar pendientes de  apuntar todas las tareas y asignarles un orden nos tomará tiempo, pero poco a poco lo iremos haciendo más rápido, con más agilidad y con más destreza.